La Mediación de Adultos Mayores

Historia

“Tiene que haber una manera mejor…” eso fue lo que pensé después de ver mi querido amigo, un adulto mayor de más de sesenta años, internado en la sala psiquiátrica del hospital. Divorciado por más de dos años y con dos hijos ya adultos, él se apoyaba en su círculo de buenos amigos que vivían cerca de él. Dentro de pocos días, sus hijos se “acordaron” de papá (y la casa de papa sin hipoteca y de su pensión mensual abundante) y regresaron a la casa por una visita prolongada.

Primeramente, aislaron su papá de todos sus amigos, rechazando todas visitas. Y después sacaron dinero de su cuenta de banco para nuevas laptops, y rehusaron devolver las tarjetas de crédito de papá. Falsificaron su firma en el contrato de venta de su preciada propiedad cerca del lago.

Mientras continuaba su tratamiento, ellos trataron de “convencer” a papá de transferirles su casa y darles un poder para que pudieran tomar todas las decisiones financieras. Aunque su abogado les pedio aviso de cualquier aplicación a la corte, ellos a espaldas del abogado y sin aviso, fueron al tribunal y aplicaron. Y sí, usted lo adivino, fueron dados una orden de la corte, otorgándoles el poder de hacer toda decisión por papá. Continuado el aislamiento: no hubo ni llamadas, ni ropa nueva, ni dinero gastado en papá. Mientras las necesidades de papá aumentaban, también aumentaban sus herencias…. En el funeral de mi querido amigo, mis lágrimas corrían por la mejilla y pensé, “Tiene que haber una manera mejor…”

¿Qué es?

La mediación de adultos mayores es un proceso para resolver cualquier conflicto involucrando un adulto mayor. Al igual que otras clases de mediación, es un proceso voluntario y confidencial pero que también ofrece una flexibilidad en cuanto al sitio de las reuniones y quienes son los participantes. Puede ser que el adulto mayor tenga limitaciones físicas (ej: no puede subir las escaleras a la oficina del mediador debido a su cirugía en la cadera) o tal vez quiere incluir el apoyo de personas como su vecino y amigo de muchos años. La mediación de mayores se distingue de otras clases de mediación en que usualmente se trata con muchos asuntos, hay múltiples participantes y es intergeneracional.

¿Por qué la mediación de mayores?

Familias no tendrán otra opción más que tener conversaciones difíciles sobre los retos y cambios que son parte del proceso de envejecimiento, algo que trae consigo una variedad de conflictos. La población canadiense de 65+ años de edad alcanzó el 24%. 1 de cada 3 canadienses mayores de 65 años desarrollan alguna incapacidad (pueda ser mental, física u otra condición medical) y para el año 2026 más de 3 millones de personas mayores de 65 años necesitarán asistencia porque experimentarán una disminución de sus capacidades funcionales (Gobierno de Canadá, 2005). Vienen cambios. La mediación de mayores, no el litigio, es la respuesta. ¿Y USTED? ¿Cómo responderá?

¿Hay diferencias entre la mediación de mayores y otras clases de mediación familiar?

Sí. Para ser certificado como mediador de mayores con Family Mediation Canada, además de los requisitos de entrenamiento básicos en resolución de conflictos y teoría sobre mediación, hay “Specific Elder Mediation” entrenamiento. Requiere un mínimo de 100 horas de entrenamiento donde se cubran temas como el abuso de adultos mayores, el ciclo de la vida familiar y dinámicas intergeneracionales, equilibrios de poder, dolor y perdida, discriminación por edad, demencia, enfermedades crónicas y problemas éticos. Al final, hay un examen escrito de tres horas y una mediación de una hora que es grabada y enviada al FMC para evaluación. ¿Por qué hablo de estos requisitos? Porque un compañero en una conferencia sobre la mediación, cuando oyó de mi certificación dijo «Oh, es una nueva área de mediación interesante, lo agregaré a mi sitio web…»

7 temas importantes en la mediación de adultos mayores